Los nuevos usos de la energía están transformando las ciudades y comunidades rurales en un proceso de metamorfosis que ofrece otra forma de vivir y estar en el mundo.

Las ciudades se han convertido en todo el mundo en actores específicos en la lucha contra el cambio climático y en los nuevos usos de la energía frente a unas políticas nacionales presas de los intereses que defienden los combustibles fósiles y la insolidaridad.

El nuevo modelo energético es principalmente descentralizado. La generación descentralizada transforma a los consumidores en ciudadanos activos que participan directamente en la gestión de la demanda energética a través de nuevos derechos de ciudadanía como son generar, almacenar, usar y vender su propia energía renovable.

Como afirmó Ulrich Beck“las ciudades constituyen nuevos espacios de esperanza climática: ninguna otra forma de organización está mejor preparada para manejar, inventar o implementar las nuevas y ubicuas estructuras de la toma de decisiones políticas para el siglo XXI”

En ISENER asesoramos y acompañamos a instituciones públicas, municipios y ciudades a definir estrategias e implementar políticas energéticas alineadas con los principios de la transición energética y el Objetivo de Desarrollo Sostenible 7 de la Agenda 2030 de Naciones Unidas: Facilitar el Acceso a una Energía Asequible, Sostenible, Moderna y Segura para todos:

    • minimizando los impactos económicos, sociales y ambientales

    • promoviendo la generación energética cercana al consumo

    • facilitando la soberanía energética

    • asegurando el derecho a la energía

    • compensando los impactos residuales