En este viernes de movilizaciones por el Clima #15MClimático, desde ISENER proponemos a toda la comunidad educativa promover el Proyecto 50/50 en sus centros educativos.

El 60% de las emisiones de CO2 provienen del consumo de energía. por lo que resulta prioritario transformar la forma en que consumimos y gestionamos este recurso.

El proyecto está basado en la metodología 50/50, que cuentan con una experiencia histórica en diferentes países desde hace más de dos décadas y que consiste en la generación de equipos de trabajo en los centros, con representación de toda la comunidad escolar, para poner en marcha mejoras y cambios de hábitos con el objetivo de ahorrar energía y agua.

El objetivo de esta metodología es involucrar activamente a los alumnos en el proceso de gestión de la energía y enseñarles comportamientos respetuosos con el medioambiente a través de un trabajo de análisis, concienciación y acciones prácticas buscando disminuir el consumo energético.

Actualmente aproximadamente 525 escuelas de 13 países europeos implementaron la metodología 50/50 logrando beneficios cuantificables con un impacto multiplicador en el área local donde se implementa:

  • Ahorro energético mínimo alcanzado 8%
  • Beneficios económicos resultantes igualmente compartidos entre usuarios del colegio, autoridades locales que afrontan los pagos de las facturas (50%-50%)
  • Cambios de comportamiento energéticos en las comunidades; influyendo en el comportamiento de familias, amigos y allegado a que hagan lo mismo.
  • Reducción de las emisiones de GEI.

El proyecto es implementado a través de una metodología solida que consiste en varias fases que van desde la constitución de un equipo de trabajo energético (quien guiara el proceso) hasta la realización de un informe con los ahorros generados y la aplicación de dichos ahorros en proyectos/iniciativas de interés para la escuela que implanta dicha metodología.

Es un camino guiado, que busca a través de la educación ambiental, dar a conocer cuál es el uso y consumo actual de la energía, tomar conciencia de sus impactos e implicaciones, pero actuando en la práctica con planes de acción y soluciones.

Los beneficios se multiplican, tanto para los ayuntamientos (beneficios económicos), el medioambiente (menor consumo energético) y la comunidad educativa, empoderándose de sus conocimiento y participación activa.

Esta iniciativa se enmarca dentro de las políticas que permiten luchar contra el #ClimateChange y educar en valores y es una oportunidad para que la sociedad se apropie de su capacidad de trasformación y generación de cambios en defensa del Planeta. 

¿Quieres conocerlo más? Contáctanos y te lo explicamos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *