El Tratado de la Carta de la Energía (TCE) representa un gran obstáculo para lograr una acción rápida y eficaz frente a la crisis climática. Este tratado poco conocido, de la década de los 90, protege las inversiones en el sector energético y otorga inmensos privilegios a las multinacionales e inversores extranjeros.

La industria de los combustibles fósiles ya lo está utilizando para demandar a los Estados y socavar la transición energética hacia un futuro libre de petróleo, carbón, gas y energía nuclear.

La acción climática, la protección ambiental y las políticas de transición justa nunca han sido más urgentes. Sin embargo, el TCE reduce la capacidad de los gobiernos para llevar a cabo medidas de interés público valientes y urgentes. Si no abandonamos este tratado, los gobiernos y la sociedad civil pagarán un alto precio.

En este informe, Friends of the Earth Europe ha recopilado 10 motivos por los que la UE y los gobiernos deben abandonar el Tratado de la Carta de la Energía de inmediato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *